La accidentabilidad laboral se redujo en las principales actividades económicas

11

Lo refleja el “Informe Anual de Accidentabilidad Laboral” de ese año elaborado por la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT), que muestra un descenso de los infortunios laborales en casi todas las actividades productivas del país; el dato es acompañado por un aumento de más del 1% en el número de trabajadores cubiertos por el sistema de riesgos del trabajo (de 9.634.007 a 9.757.285).

Si bien el descenso de la accidentabilidad en el sector de la Construcción en el orden del 2% es un dato alentador, el informe refleja también que sigue siendo la actividad económica más riesgosa, con un índice de incidencia de 93,5 Accidentes de Trabajo (AT) y Enfermedades Profesionales (EP) cada 1000 trabajadores cubiertos (en 2016, la tasa fue de 95,6/1000).

Otras actividades normalmente de alto riesgo también registraron descensos significativos en sus índices de accidentabilidad laboral. Son los casos de los sectores de Agricultura (3,5%), Industria Manufacturera (5,4%), Transporte (8,5%) y Minería (14%), entre las principales.

El sector de “Finanzas, seguros, inmuebles y servicios a empresas” es la actividad con menor incidencia de AT y EP: mientras en 2016 registraba un índice de 22,8 AT y EP cada 1000 cubiertos, en 2017 el valor descendió a 21,7. Lo que se traduce en una reducción de 4,9% de un año a otro.

Según el estudio, se registró un leve aumento de la cantidad de casos mortales en ocasión del trabajo respecto a 2016: mientras ese año se registraron 389 fallecimientos, en 2017 la cifra se elevó a 395 (1,5%). Esta última cifra refleja un índice de incidencia de fallecidos por Accidentes de Trabajo (AT) y Enfermedades Profesionales (EP) de 38,4 cada 1000 trabajadores cubiertos.

El estudio muestra que el sector de la Construcción (-18,8%) el de la Industria Manufacturera (-12,1%) y el de los Servicios Sociales (-1,9%) son las tres actividades principales que registran un descenso en la mortalidad laboral respecto a 2016.

En el caso de los accidentes que ocurrieron en trayecto al trabajo o desde el mismo, los datos del informe registran un descenso en 2017 respecto a 2016: 14, 2 trabajadores cada 1000 cubiertos en 2017, un  2,1% menos que el índice registrado el año anterior.

Por otra parte, el informe refleja que, como consecuencia de la accidentabilidad, la duración media de los días de baja laboral en 2017 fue de 34,5 días promedio, marcando un descenso en este aspecto de 0,4 días respecto a 2016. El índice de pérdida indica que se produjeron 1370 jornadas no trabajadas en el año por cada 1000 trabajadores en unidades productivas, 5,8% menos que el año anterior.

También aumentó la cobertura en el caso de los trabajadores de casas particulares: mientras que en 2016 el sistema registró un promedio de 472.819 trabajadores, el número creció a 499.741 en 2017, lo que se traduce en un ascenso de 5,7% entre un año y otro.

Los datos reflejan que descendió también el índice de incidencia de AT y EP para este colectivo de trabajadores: de 10,8 siniestros cada 1000 trabajadores cubiertos en 2016, la cifra bajó a 9,8/1000.

     

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.