El cuadro de Justificación Patrimonial en el Impuesto a las Ganancias. A 50 años de su primera aparición, más vigente que nunca.

CONCEPTO. SALIDAS. ENTRADAS. Monto Consumido. Otros conceptos que no justifican erogaciones y/o aumentos patrimoniales. Ganancias y/o ingresos exentos o no gravados. Bienes recibidos por herencia, legado y donación. Gastos que no implican erogaciones de fondos correspondientes a cada categoría. Otros conceptos que justifican erogaciones y/o aumentos patrimoniales (incluye amortizaciones de cada categoría) Resultado impositivo del período. (Quebranto) (Ganancia) Patrimonio neto al inicio. Patrimonio neto al cierre.
10.053

El cuadro de Justificación Patrimonial en el Impuesto a las Ganancias.

A 50 años de su primera aparición, más vigente que nunca.

 

Por CP Diego S. Mastragostino (*)

 

Desde hace más de medio siglo existe el concepto de “monto consumido” y el “cuadro de justificación patrimonial” en la declaración jurada del impuesto a las ganancias de las personas humanas y sucesiones indivisas, pero a pesar de ellos aún hoy mantienen su vigencia como instrumentos que permiten analizar la razonabilidad de la misma.

 

Información contenida en la Declaración Jurada

El artículo 3 del Decreto Reglamentario de la Ley de Impuesto a las Ganancias[1] dispone que la declaración jurada presentada por las personas humanas y sucesiones indivisas deberá contener, además del conjunto de las ganancias gravadas, aquellas consideradas exentas y no alcanzadas por el impuesto, y la nómina y valor de los bienes y deudas al 31 de diciembre del año por el cual se formula la declaración y el anterior. No son la ley ni el decreto los que dan origen al cuadro de justificación patrimonial, sino el formulario utilizado para la determinación del impuesto[2].

El fin de este cuadro es “realizar una prueba global sobre las ganancias sujetas a impuesto declaradas por el contribuyente a través de una suerte de estado de origen y aplicación de fondos bajo el método de la diferencia patrimonial”[3]. Es decir, se intenta exponer las causas de las variaciones que ha sufrido el patrimonio del contribuyente durante el año fiscal.

El cuadro de justificación de las variaciones patrimoniales se compone de, al menos, ocho ítems cuyos montos deberán exponerse en dos columnas, el monto total de una de ellas debe coincidir con el monto total de la otra. En la columna II se indicarán los orígenes (ganancia gravada, ganancia no gravada, ganancia exenta, justificaciones patrimoniales positivas y el patrimonio neto al inicio) y en la columna I las aplicaciones (justificaciones patrimoniales negativas, el patrimonio neto al cierre y el monto consumido).

 

Aspectos a tener en cuenta a la hora de confeccionar el cuadro de justificación de las variaciones patrimoniales y por lo tanto, determinar el monto consumido

Debido a que el monto consumido se determinará por diferencia entre el total de la columna II y el total de la columna I sin considerar, naturalmente, el monto en cuestión, es importante que los restantes siete ítems que forman parte del cuadro de justificación de las variaciones patrimoniales estén correctamente mensurados.

1) Valuación de los componentes del patrimonio neto al inicio y al cierre del período fiscal, conforme la RG 2527[4], resolución que establece las normas de valuación de los bienes y deudas del contribuyente.

2) Determinación de la ganancia gravada antes de las deducciones personales y quebrantos de períodos anteriores.

3) Determinación de las ganancias exentas y no gravadas.

4) Justificaciones patrimoniales positivas (por ejemplo: amortizaciones, deducción de gastos presuntos de segunda categoría, etc.).

5) Justificaciones patrimoniales negativas (Por ejemplo: valor locativo, intereses presuntos, resultado negativo por venta de bienes, etc.).

Cualquier problema con la valuación o la existencia de alguna omisión en los conceptos expuestos en los puntos anteriores implicará un error en la determinación del monto consumido.

 

El monto consumido

Si bien la inclusión del “consumido” en la declaración jurada del impuesto a las ganancias de las personas humanas y sucesiones indivisas se remonta al año 1964, es recién con el dictado de la RG 2218[5] que la AFIP define el concepto bajo análisis como los “gastos de sustento y mantenimiento del responsable y/o su grupo familiar primario, así como los relacionados con el esparcimiento propio y de su grupo familiar…”. Atento a que no se puede pretender que este tipo de contribuyentes lleven un sistema contable similar al legislado para las sociedades comerciales, el monto consumido no será exacto y debe entenderse como un concepto que debe guardar razonabilidad con el nivel de vida del contribuyente. Una herramienta que permite analizar la razonabilidad del monto consumido, es la confección de un fluir de fondos.

La incorrecta determinación del monto consumido no es un tema menor, pues el fisco podrá realizar ajustes impositivos bajo la presunción legal regulada por el inciso f) del artículo 18 de la Ley de Procedimiento Tributario denominada “incremento patrimonial no justificado”. De todos modos, pese a la postura del fisco respecto a la imposibilidad de modificar el monto consumido con la presentación de una declaración jurada rectificativa posterior, en la medida que puedan justificarse los incrementos patrimoniales, no existiría ningún tipo de inconvenientes en su variación. Esto implica que deberá analizarse cada caso en particular para conocer acabadamente la viabilidad o no de una modificación del monto consumido[6].

 

Palabras finales

Como se puede observar, el monto consumido se ha vuelto un concepto más que importante, pues cualquier error podría ser advertido fácilmente por la AFIP -atento a la gran cantidad de regímenes de información vigentes que buscan captar, en su mayoría, erogaciones realizadas por los contribuyentes- generando consecuencias no deseadas.

 

Bibliografía consultada

Caranta, Martín R., (2016). Errores comunes en el cuadro de justificación patrimonial. Practica y Actualidad Tributaria, Tomo XXII, Errepar.

Folco, Carlos M. (2011). Procedimiento tributario: naturaleza y estructura. 3° Ed., Santa Fe, Argentina: Rubilzal-Culzoni.

Moure, Graciela C., Núñez, Eduardo J. (2003). Justificación de las variaciones patrimoniales. Buenos Aires, Argentina: Errepar.

 

(*) Especialista en Tributación

Área Capacitación

ML Asociados – Contadores Públicos

 

[1] Decreto Nro. 1.344/1998. B.O. 25/11/1998.

[2] Su primer aparición fue en el ítem H del Formulario F. 120 de declaración jurada del Impuesto a los Réditos y de sus anexos, del año 1967, con la denominación “Justificación de las variaciones patrimoniales y erogaciones del año”. Hoy, Rubro R4 del Formulario F. 711 de la declaración jurada del impuesto a las ganancias de personas físicas y sucesiones indivisas.

[3] Caranta, Martín R., (2016). Errores comunes en el cuadro de justificación patrimonial. Practica y Actualidad Tributaria, Tomo XXII, Errepar.

[4] RG 2527/1985. B.O. 01703/1985.

[5] RG 2218/2007. B.O. 26/02/2007.

[6] T.F.N., Sala D, 24/2/05, “Ekserciyan Armenak s/recurso de apelación – impuesto a las ganancias”.

     

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.