A partir de mañana rige un nuevo Reglamento para la administración de dominios de Internet en Argentina

152

A través de la Resolución 43/2019, publicada el día de hoy en Boletín Oficial y con vigencia a partir del día de mañana, la Dirección Nacional de Internet en Argentina, dependiente de la Secretaría Legal y Técnica de la Presidencia de la Nación, aprobó el “Reglamento para la administración de dominios de Internet en Argentina”. Esta normativa reemplaza la Resolución 110/2016 de la misma dependencia.

Uno de los motivos es que en la actual redacción de esta última norma se otorga a NIC Argentina la facultad discrecional de ampliar o reducir las cantidades establecidas a través de la evaluación de excepciones debidamente fundadas. Al encontrarse restringido el número mínimo de caracteres que pueden componer un nombre de dominio, los usuarios de NIC Argentina han tratado de crearlos, en muchos casos, idénticos a marcas registradas o siglas de denominaciones o razones sociales, con aditamentos que les permitieran alcanzar aquél número, lo que al mismo tiempo generaba una diferenciación tal, que no resultaba atractiva o conveniente a los fines perseguidos por dichos usuarios.

En virtud de ello, y sin alterarse el deber de cuidado que debe tener la DIRECCIÓN NACIONAL DEL REGISTRO DE DOMINIOS DE INTERNET en relación con la posibilidad de solicitudes o registros que resulten agraviantes, discriminatorios, contrarios a la ley, a la moral o a las buenas costumbres o que pudieran prestarse a confusión, engaño o suplantación de identidad -los que pueden ser rechazados o revocados sin necesidad de interpelación previa-, resulta conveniente ampliar la cantidad mínima de caracteres que compongan un nombre de dominio estableciéndose la misma en UNO (1).

Se agrega que resulta pertinente prever la incorporación de la facultad de extender los períodos de gracia previstos para la renovación de dominios; la clasificación de usuarios en residentes y no residentes, y la descripción de los requisitos exigidos en cada caso para operar como tales; la designación de uno o más apoderados en quienes podrá delegarse la administración de uno o varios dominios registrados; la regularización de titularidad en caso de fallecimiento del registrante; y la obligación anual de los usuarios de actualizar datos de identidad o registro.

     

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.