Integración Regional, Bloques Comerciales y Libre Comercio.

13

Por Daniel Omar Tambone

Lic. en Economia

Integración de bloques.

Las dos grandes tendencias históricas, en materia de comercio internacional se manifiestan en forma explícita en estos tiempos. Por un lado, la tendencia hacia la apertura comercial, la liberación del comercio y la apertura de  fronteras; por la otra, la propuesta de cerrar fronteras comerciales, buscando resguardar las actividades productivas desarrolladas en el seno de los territorios nacionales, alejadas de la competencia de productos
importados.

Dos largas etapas históricas de rápido crecimiento económico coinciden con la constitución de una economía internacional signada por la liberalización del comercio internacional. La primera de ellas, ocupa el período 1860 a 1914; la segunda, el período que se extiende desde 1945 y llega hasta la década de los 80´s. El inicio de la primera
etapa mencionada se basa en el Acuerdo Cobden-Chevallier, firmado por los máximos representantes diplomáticos del Reino Unido y de Francia, respectivamente, en 1860.

Con este acuerdo o pacto entre las entonces potencias europeas, se alejó el peligro de una confrontación armada que hubiese involucrado a más naciones del Viejo Continente. Se crea, a través de este Tratado, el primer Sistema Multilateral de Comercio en el modelo capitalista ya que, a la firma de ambas naciones, gracias a la Cláusula de la Nación más Favorecida, se fueron integrando otros países y las transacciones comerciales internacionales  reconocieron un fuerte crecimiento.

En la segunda etapa, se concreta el espíritu plasmado en la Carta Atlántica, suscripto por el presidente Franklin Elano Roosvelt y el Premier inglés Sir Wiston Churchill.

Este Acuerdo se suscribe en “algún lugar del Atlántico” en 1941, cuando todavía era impredecible el resultado
de la Segunda Guerra Mundial. Ambos dirigentes, interpretando que el libre comercio despejaría la confrontación entre naciones que, en buena medida, provocaron el conflicto armado, proponen un regreso a un esquema abierto de comercio internacional.

En el marco anteriormente mencionado del conflicto entre proteccionismo y libre comercio, en el corriente mes de agosto, el gobierno argentino avanzó en los acuerdos multilaterales de apertura a las corrientes comerciales, desde la presidencia pre tempore del Mercosur. Luego de casi veinte años de negociación, se dio un paso importante hacia la consolidación del Acuerdo con la Unión Europea. La ratificación por parte de los parlamentos de todos los países
involucrados, además de constituir un serio desafío para la concreción del mismo, significa allanar el camino hacia la construcción de un espacio comercial de la mayor significación mundial.

La integración de ambos bloques en un Tratado de Libre Comercio llevaría a cada una de las economías que conforman al Mercosur, a realizar importantes ajustes estructurales para que estos acuerdos permitan aprovechar un mercado ampliado que, a su vez, implica la posibilidad de avanzar en la producción a escala.

Al mismo tiempo, Mercosur sigue avanzado en el acuerdo de libre comercio con la EFTA; es decir, con el conjunto de países que conforman Suiza, Islandia, Noruega y Liechtenstein. Asimismo, se sigue negociando un acuerdo con Canadá y, además, otro con Corea y Singapur.
Todas las negociaciones en desarrollo constituirán, en caso de culminar con éxito, en la conformación de espacios
comerciales muy importantes.

Es de hacer notar que la novedad de estos procesos de integración relacionados a Tratados de Libre Comercio (TLC) se realizan entre bloques de países, en vez de países individuales. Estos bloques pueden tener, tomados cada uno de
ellos en forma individual, distintos grados de integración.

El TCL constituyen un segundo nivel en el proceso de integración. El primer paso que lo antecede consiste en la conformación de Zonas de Preferencias o Acuerdos de Alcance Parcial, los cuales consisten en otorgar ventajas de trato preferencial a algunos bienes que provienen de países firmantes del acuerdo. Esas ventajas son, generalmente, disminución o eliminación de barreras arancelarias para el conjunto de bienes explicitados en dichos acuerdos.

Los Tratados de Libre Comercio (TLC) consiste en la eliminación, entre dos o más países, de barreras arancelarias y para arancelarias, pero manteniéndolas con terceros países. Un nivel superior estaría constituido por una Unión
Aduanera, nivel de integración más avanzada, en el cual se establece un Arancel Externo Común (AEC) para
bienes que provengan de terceros países con el propósito de uniformar las condiciones arancelarias.
Cabe mencionar que el proceso de integración se complementaría con tres niveles adicionales: el Mercado Común, la Unión Económica y la Integración Económica Total. En el primero se le agrega a la instancia anterior, la libre
circulación de bienes y factores; en el segundo, se agrega la coordinación de políticas cambiarias, monetarias y
fiscales; por último, experiencia hasta ahora alcanzada parcialmente con el Euro, se agrega una moneda única.

     

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.